lunes, 25 de octubre de 2010

El Petiso Miguel

El Petiso Antonio Miguel vistiendo la camiseta de Rosario Central en 1919. En el costado derecho se lo puede observar con la casaca de Tiro Federal en 1926.



Antonio Miguel, que nació el 25 de junio de 1899 fue un delantero de destacada trayectoria en el fútbol de la ciudad de Rosario.

El Petiso, apodo que se ganó por su corta estatura, se inició en la quinta división de Embarcaderos Córdoba y Rosario (hoy Argentino) en 1913. Según la revista Cincuentenario del club R. Central, editada en 1939, al año siguiente hizo su debut en la primera división representando al club salaíto, cuando contaba con tan sólo quince años de edad. Ese día había jugado por la mañana por la cuarta división ante Rosario Central, a quien le anotó dos tantos y luego por la tarde disputó su primer partido en la máxima categoría ante Argentino (actual G. E. R.). Embarcaderos se impuso por 1 a 0 y el gol de la victoria lo anotó nada mas ni nada menos que Antonio Miguel, que en un mismo día jugó dos encuentros y convirtió tres goles. La pregunta que me hago es: ¿Con que nombre figuró en la planilla de ese cotejo? Planteo este interrogante, ya que Cipriano Roldán en su obra Anales del Fútbol Rosarino señaló que en 1916 se produjo un caso de irregularidad de documentos que lo tuvo como protagonista. El problema se suscitó porque la liga descubrió en el mes de junio que fue anotado en la lista de 1915 con el nombre falso de Antonio Molina. El Consejo Superior de la Liga Rosarina remarcó que el certificado de bautismo que presentó el futbolista estaba sellado en una parroquia de Rosario, cuando en realidad el jugador fue bautizado en una iglesia de la localidad de Guaminí, provincia de Buenos Aires, donde no figuraba en los registros ningún Antonio Molina, según la respuesta de una carta mandada por la Liga el 27 de junio a José Serrano López, cura párroco de ese lugar. Por ende la documentación presentada no era verídica, por lo que se procedió a suspender al club y al involucrado en el asunto. A raíz de ello a Nacional (ex Embarcaderos y hoy Argentino), su equipo, le dieron por perdidos todos los partidos en los que él estuvo presente durante el año 16 (hecho que pudimos comprobar). En tanto Miguel fue inhabilitado por dos años. Posteriormente fue beneficiado por una amnistía y fue absuelto a comienzos de 1918. Ese año pasó a Rosario Central, club con el que se coronó campeón del torneo Nicasio Vila (perteneciente a la primera división de la Liga Rosarina de Football) en 1919 y 1923.
En el mes de julio de 1920 Rosario Central se desafilió de la Liga Rosarina, para incorporarse a la Asociación Amateurs de Football, por tal motivo todos los jugadores del plantel canalla fueron declarados libres por la Liga Rosarina, acordándoles un plazo de quince días para que se busquen otro club. Varios futbolistas continuaron en el elenco auriazul, pero algunos tomaron nuevos rumbos, tal fue el caso de Antonio Miguel, que se sumó a las filas de Newell’s Old Boys. En el conjunto rojinegro disputó solamente dieciocho encuentros y marcó cuatro goles, entre 1920 y 1921. Posteriormente en septiembre del año 21 regresó a Rosario Central.
En 1925 se incorporó a Tiro Federal, donde se consagró campeón rosarino ese mismo año, repitiendo el título en 1926.
Un hecho que reflejó su capacidad goleadora y de gambeta desequilibrante ocurrió el 11 de junio de 1926. Ese día se midieron en la cancha de Newell’s Old Boys el combinado de la Liga Rosarina ante el Real Deportivo Espanyol de Barcelona, que contaba entre sus filas con el renombrado arquero Ricardo Zamora. Esa tarde los rosarinos se impusieron por 3 a 0 y dos de los tantos los conquistó El Petiso Miguel, que cumplió una notable actuación. Tan es así que El Divino Zamora se la pasó gritándoles a sus compañeros en defensa que “¡cuiden al pequeñín!”, refiriéndose a Antonio Miguel.
Sus grandes desempeños lo llevaron a Racing Club de Avellaneda, donde jugó en 1927. Luego en 1928 retornó al elenco canalla, siendo nuevamente campeón rosarino. En el cuadro auriazul permaneció hasta 1930, año en que se adjudicó una vez más el campeonato de primera división de la Liga Rosarina.
También es menester añadir que vistió la casaca de la selección Argentina en varias oportunidades. Asimismo defendió la camiseta albiceleste en los certámenes sudamericanos de 1920, 1923, 1925 y 1926.

Nota: En los Anales del Fútbol Rosarino dice que debutó en el círculo superior en 1915, lo que se contradice con lo citado por la revista Cincuentenario, que señala que su estreno en primera se produjo en 1914.
Cabe destacar que no acudió al campeonato sudamericano de 1922 disputado en Río de Janeiro, puesto que había sido sancionado por Rosario Central. Asimismo la Liga Rosarina inhabilitó al futbolista y le hizo saber a la Asociación Argentina, que había requerido sus servicios para el evento internacional, que estaba suspendido. El motivo que originó el inconveniente fue que no se presentó a un compromiso válido por la copa Vila ante Riberas del Paraná, que ganó por 3 a 1 en la cancha que el conjunto auriazul tenía en inmediaciones de la parada Castellanos, sita entre las calles Iriondo (ahora Ingeniero Thedy) y Facundo de Zuviría (hoy Central Argentino). Por tal razón su equipo tuvo que afrontar dicho cotejo con diez hombres durante todo el primer período, hasta que en el complemento llegó para ingresar Ennis Hayes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada